Sentados afuera: el reclamo de una tradicional cervecería artesanal de la ciudad de Formosa

0
19

La cervecería artesanal Tatané se suma al resto de los bares y restaurantes que con medidas ingeniosas, tratan de llamar la atención de las autoridades del Gobierno Provincial. “Casi seis meses con mesas vacías.
Puestos de trabajo perdidos y una ciudad dejando extinguir una actividad que le daba vida a nuestra Formosa”, reza parte del breve posteo que hicieron en sus redes sociales.

Como tantos otros bares y restaurantes en Formosa, los gastronómicos en general, están pasando por una verdadera crisis.

Mientras desde el Consejo de Atención Integral a la Emergencia, en la voz de su principal portavoz, el histriónico Jorge González, ministro de Gobierno; les niegan una respuesta que viene desde hace meses siendo pedida, o hasta los destratan considerando que pueden seguir aguantando, o incluso, como una burla, los instan a solicitar un crédito para pagar impuestos, mantener los puestos de trabajo y no cerrar; cada vez son más los dueños de bares y restaurantes que van bajando las persianas.

¿El argumento? Que son una actividad de contagio. O, aludiendo al romanticismo barato que usa el ministro de los micrófonos y las cámaras, “porque se ocupan y preocupan de la salud de todos y todas”. Los bares y restaurantes pareciera que no entran en esa ecuación. O siguen aguantando o cierran. “Nambrena, qué nos vamos a preocupar por eso”, parece que les contestan.

Ante este panorama crítico, y con lo poco que les queda, los dueños de los bares y restaurantes hacen campañas a través de las redes sociales para poder volver a abrir. Hace poco había sido el turno de la gente del tradicional restaurante Santa Salta, que expusieron una foto con las sillas ubicadas con la distancia recomendada por protocolo y la sillas arriba, para simbolizar el vacío y el tiempo que llevan sin clientes. Además, los empleados, todos ubicados en la vereda, estaban parados con los barbijos y los guantes puestos, como indica el protocolo.

Ahora fue el turno de la cervecería Tatané, cuyos dueños publicaron un posteo con un contundente mensaje.
“Casi 6 meses con mesas vacías. Puestos de trabajo perdidos y una ciudad dejando extinguir una actividad que le daba vida a nuestra Formosa.

Está comprobado que NO somos una actividad de riesgo de contagio, si se respetan los protocolos (registro de clientes, temperatura, espacios abiertos con distanciamiento y todas las normas de higiene). Somos una alternativa de recreación para que se eviten tantas reuniones clandestinas.

Se puede gestionar la actividad como en todo el país y el mundo, sabiendo además que no tenemos circulación viral, gracias al trabajo hecho hasta ahora. Casi 6 meses sin diálogo. Somos parte de la solución, no del problema”, cierra el breve pero contundente mensaje.

Ojalá el reclamo genuino de gente que está pidiendo que le dejen trabajar no vaya a ser tomado por el histriónico ministro como una afrenta o una amenaza.

FUENTE:elcomercial

Comentários no Facebook