Policías y equipo de trabajo del Juan Pablo II aislados. Durante 12 días entraban y salían del predio. ¿El temor a un contagio masivo?

0
3

Con la confirmación del segundo caso de coronavirus positivo en la provincia, en el Centro de Alojamiento Juan Pablo II, donde el joven de 18 años se encontraba cumpliendo la cuarentena, se conmocionó. El aislamiento en el personal que trabajo todo este tiempo, era previsible.

El joven de 18 años oriundo de Buenos Aires con el contingente que llegó a la provincia el pasado 30 de mayo, cuyo resultado al hisopado para coronavirus diera positivo en la jornada de este jueves, cambio el panorama en el Centro de Alojamiento Juan Pablo II, lugar en el que se hallaba el mismo cumpliendo la cuarentena obligatoria, medida impuesta por el gobierno provincial para evitar la llegada del virus a la comunidad.

Automáticamente el grupo de personas que compartía el espacio con el joven fueron sometidos al hisopado para descartar que se hayan contagiado.

En tanto, también se confirmó que fueron aislados por prevención el equipo que trabajo en el lugar desde el arribo del contingente. Entre ellos 22 efectivos de la fuerza policial.

Si bien la medida es sumamente acertada, y tanto los uniformados que prestaron servicio como el equipo interdisciplinario y personal del área de cocina fueron sometidos a los  exámenes correspondientes, la situación sigue siendo preocupante.

Desde hace 12 días estos trabajadores mantenían contacto con el joven y demás alojados, con la diferencia de que no permanecían en el lugar, como el resto. Cada uno cumplía su turno y regresaba a su casa. A sus lugares de trabajo habituales. Y seguramente, realizaban sus tareas cotidianas.

Si bien en la jornada de este jueves el Ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, vocero oficial del Consejo Integral de la Emergencia creado en el contexto de esta pandemia en Formosa, atendió a más medios de prensa, cosa que no suele hacer, tratando de llevar tranquilidad y un mensaje de «control» sobre la situación, puertas para adentro la cosa seria diferente. Y es lógico. Ya que no se puede medir el nivel de contacto de cada una de las personas que han estado en el Centro durante estas casi dos semanas.

La circulación comunitaria es por lo bajo, el mayor temor que hoy mantiene en estado de alerta a los funcionarios del gobierno.

Comentários no Facebook