Mujer perdió un embarazo en un centro de aislamiento

0
13

Juan Gabriel Núñez Centurión, 32 años, y su pareja Zunilda Gómez, de 33 y embarazada de tres meses y medio, son padres de tres chicos de 5, 8 y 12 años. Fueron aislados compulsivamente por las autoridades sanitarias de Formosa, donde viven, argumentando que era contacto estrecho de un caso positivo. La mujer, por el estrés, perdió el embarazo. Ella y sus chicos fueron dados de alta; están solos y pide reencontrarse con su pareja aislada.

La familia vive en Clorinda; el mes pasado un vecino inició el trámite salir de la provincia y test de Covid-19 le dio positivo y, aunque ellos no habían estado en contacto, el 19 de diciembre los trasladaron al hotel Embajador para aislarlos. Después de ser testeados esa misma jornada y la del 26 y dar negativos, siguieron allí. Gómez -encerrada en una habitación con sus tres hijos y Núñez Centurión durante todo el día- comenzó con pérdidas. Su pareja insistió hasta conseguir que la trasladaran al hospital Cruz Felipe Arnedo, donde le recetaron dos medicamentos y la enviaron nuevamente al aislamiento.

El 31 de diciembre les efectuaron un tercer hisopado y el del hombre dio positivo. Aseguran que nunca les mostraron ningún documento oficial, solo les informaban verbalmente. Ese planteo es constante entre los aislados, no ven escritos.

A él lo trasladaron a la capital, al estadio Cincuentenario. Raquel se quedó en el hotel con sus hijos; en la madrugada del 4 de enero volvieron las pérdidas. La llevaron de nuevo al hospital, donde le realizaron un legrado. Por la noche regresó al hotel y quedó sola con los chicos. Dos días después los dejaron irse. En todo ese período pasaron por cinco hisopados, todos negativos.

Gómez reclamó la copia de su historia clínica en el hospital, donde le dijeron que la habían extraviado; su pareja continúa aislado y el martes fue traslado al Club Atlético Social Argentino del Norte de Clorinda, donde -según cuenta-hay casos positivos y negativos. Sólo les controlan la fiebre y les toman el pulso una vez día.

3589284w740.jpg
La documentación en la que basa su reclama la familia Gómez, en Formosa

Esa historia se suma a otras que generan las protestas en Formosa por la estrategia sanitaria oficial de no permitir los aislamientos domiciliarios y, además, hay cuestionamientos sobre la claridad y confiabilidad e la información que se entrega respecto de los resultados de los hisopados.

LA NACION accedió también a un listado de 18 nombres de integrantes de la comunidad wichi que desde el 8 de este mes cumplen aislamiento en la Escuela 498 de Barrio Viejo en Ingeniero Juárez; todos sus hisopados dieron negativos y señalan que en el mismo lugar hay positivos y no se instrumenta ningún protocolo para evitar los contagios. Dos de las personas son diabéticas y están sin medicación ni atención médica.

Según señalaron no se realiza limpieza de las aulas ni de los espacios comunes; no se les entregan productos de higiene, ni alcohol en gel; no tienen heladera y los baños no funcionan. Se improvisaron duchas al lado de los sanitarios tapados.

Por otro lado, Benjamín Martínez y Marianela Merino, la pareja wichi de la localidad formoseña de Ingeniero Juárez que vivieron 40 días de desesperación desde que fueron separados de su hijo recién nacido esperan que en las próximas horas las autoridades se lo entreguen. Todo este tiempo lo pasaron sin información; recién hubo respuesta oficial cuando el caso trascendió. Cuando a Marianela le dieron el alta después del parto el análisis de Covid-19 le dio positivo (cuando la internaron era negativo). Desde el 20 de enero está aislada en la escuela 319 donde debe cumplir cuarentena.

El caso de la pareja y los restantes integran la primera medida cautelar presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la situación que se vive en Formosa. La hicieron Bases Republicanas y Cadal, dos organizaciones de la sociedad civil por entender que los habitantes de la provincia son «víctimas de múltiples violaciones a sus derechos humanos» originadas en las medidas de aislamiento obligatorio en centros estatales dispuestas por la administración de Gildo Insfrán.

Los abogados Miguel y Juan Montoya -también concejal de la capital provincial- llevan realizadas varias presentaciones ante el Juzgado Federal 2 de Formosa que encabeza María Belén López Macé, una es por el caso de una familia que después de 14 días de aislamiento debió reiniciarlo. «Los hisoparon a los nueve miembros, dieron tres veces negativos y un día después de terminado el aislamiento estando todavía en la misma escuela los vuelven a testear y dan positivos. Les ordenan a todos quedarse otra vez 14 días».

«Es un caso paradigmático; van a permanecer 30 días aislados y en la Justicia no resuelve porque la magistrada se declara incompetente y pasa a Cámara que está integrada por un solo juez porque otra está de licencia. La Cámara también se declaró incompetente; estamos presentando una recusación», explica Montoya.

FUENTE:elcomercial

Comentários no Facebook