Asentamiento Lisbel Ribira: Cuando la lluvia deja de ser una bendición y se convierte en drama

0
24

En el asentamiento Lisbel Ribira los vecinos continúan padeciendo las consecuencias del temporal desatado este domingo. El acceso al lugar se encuentra prácticamente cortado por el estado en el que quedaron las calles

Las familias que residen en el sector siguen padeciendo las consecuencias del temporal de lluvia y viento que azoto la ciudad y varias localidades del interior.

Desde allí nos hacen llegar a La Voz las imágenes que reflejan los padecimientos de quienes se asentaron en el lugar hace tiempo atrás, levantando precarias casillas, construidas en su mayoría con palos y unas pocas chapas de cartón. Para ellos el acceso a la vivienda es un sueño demasiado difícil, demasiado lejano.

La fuerza con que el viento desató su furia hizo que esas precarias construcciones no resistieran. Las familias se quedaron prácticamente sin nada. Los niños están hoy durmiendo en colchones húmedos. Sin ropa, sin calzado y en medio del agua y el barro.

Quienes quieran y puedan acercarse,  están necesitando camas, colchones, ropas y  mercaderías.

 

 

Comentários no Facebook