A más de cuatro meses el Consejo de la Emergencia sigue marginando a gimnasios

0
10

Aún habiendo permitido como el funcionamiento de hoteles alojamiento, vaya a saber con que tipo de protocolo, el Consejo de Atención Integral a la Emergencia, sigue sin considerar la flexibililización de actividades como los restaurantes y los gimnasios.

Se presentaron todo tipo de protocolos por la necesidad de los gastronómicos y los gimnasios de la ciudad para abrir pero el gobierno de Insfrán se mantiene inflexible a pesar de que ha permitido actividades como la del rubro de moteles de alojamiento.

De igual manera y a cada pago de beneficios sociales, entre ellos el IFE, las distancias sociales son casi imposible de mantener y en el caso de que existiera la más minima posiblidad de contagio comunitario, ya habría estallado.

Pero el peor error de los que viven de este rubro ha sido salir a protestar con bocinazos.
Esa acción es la afrenta mayor a la administración de un estado policíal en el que todos los formoseños tienen que esperar el permiso para increiblemente poder trabajar.

Los gimnasios y también los restaurantes están castigados por realizar un bocinazo, es más, a varios de los que participaron en los bocinazos les hicieron una contravencional y les notificaron la iniciación de una causa penal por infracción al Artículo 205 del CP.

Algo que ya es casi una gimnasia de los policías que como dice el Ministro de Gobierno, “la mayoría actúa bien pero debe haber casos de abuso de poder”.

Precisamente son los casos de abuso de poder los que dejan expuesta la desventaja en la que queda cualquier ciudadano cuando le buscan la vuelta en los controles para multarlos de cualquier manera.

Uno de esos casos lo constituyo la familia Evans donde dos uniformados le labraron infracciones de las más diversas que no estaban relacionadas con permisos de circulación como mal estacionamiento.

El gobierno lejos de salir a aclarar la situación lo que hizo es victimizar a una mujer policía por el hecho de ser mujer y apuntalar los excesos que día a día deben soportar los ciudadanos con permisos o sin ellos.

¿Uds. creen que nos gusta lo que pasa? manifestó en varias oportunidades González. A la luz de los hechos parecen estar disfrutando del control que ejercen con la excusa de la pandemia sobre la ciudadanía.

Cuando en provincias como Corrientes, Chaco, Misiones o hasta la CABA, abrieron restaurantes, bares y gimnasios en Fomosa seguimos con permisos para circular y rubros que no han sido habilitados, muchos de ellos fundidos y con sus dirigentes gremiales haciendo la vista gorda.

FUENTE:elcomercial

Comentários no Facebook